Teléfono: 913 235 718
Mi carro: 0 artículo
 x 

Tu carro está vacío

Total 0,00 €
Espera un minuto, mientras que estamos haciendo el calendario

Suscribirme al blog

Comentarios

Sin comentarios todavía.

El gran mundo de los probióticos: una cepa para cada problema

EL  GRAN MUNDO DE LOS PROBIOTICOS: 

UNA CEPA PARA CADA PROBLEMA 

 

 

        Hoy en día se habla mucho de flora intestinal refiriéndose a los microorganismos que habitan nuestro intestino y que son bacterias beneficiosas que ayudan a los procesos de digestión y a regular el tránsito. Pero se ha descubierto que nos sólo existe esa flora sino múltiples microbiotas en nuestro cuerpo: oral, vaginal, cutánea...por lo tanto la microbiota es el conjunto de bacterias que residen en nuestro organismo y que proporcionan equilibrio a nuestra a salud.

        La OMS definió los probióticos como:  “microorganismos vivos que al ser ingeridos en cantidades adecuadas generan beneficio en la salud del organismo huésped”. Entre ellos se encuentran principalmente las bacterias lácticas repartidas en cuatro géneros diferentes con millares de especies y millones de cepas diferentes. Cada cepa es una e insustituible y es esa la que cumplirá con los estudios de seguridad y eficacia probada.  

        Estos cuatro géneros son:

       1- Lactobacilos            2- Bifidobacterias          3- Estreptococos            4- Lactococos

  

       No todos los probióticos son los adecuados para su administración. Deben resistir las condiciones de distintos pH del tubo digestivo para llegar a intestino delgado o colon y ser viables. Deben resistir además de la temperatura del cuerpo humano (37 grados C), la acción de enzimas digestivas como tripsina, pepsina o ácidos biliares.

      Otro factor a considerar es la capacidad de adhesión de las cepas a las células epiteliales de la mucosa gástrica. La unión de éstas aumenta el tiempo de presencia en el intestino y por ello su interacción con el sistema inmunitario intestinal del huésped. La presencia de estas microbiotas inhiben en muchos casos el crecimiento de patógenos oportunistas simplemente por competencia por ocupar el mismo hábitat. Recientes estudios demuestran que la ingesta de Lactobacillus salivarius LA302 o o Lactobacillus plantarum LA301 en terapias conjuntas con antibióticos contra Helicobacter pylori consiguen mayor eficacia en su erradicación que sin su administración precisamente por competencia de lugar de colonización. 

 

     También se han descrito propiedades inmunomoduladoras en algunas cepas de probióticos. Ciertos Lactobacillus y Bifidobacterias son capaces de aumentar la respuesta inmunitaria defensiva de nuestro organismo debido al aumento de la producción de Interleukinas IL12 o Interferon gamma.

 

    De todo esto resumimos que: 

 

    Sistema digestivo: una microbiota desequilibrada durante demasiado tiempo puede causar diarrea, estreñimiento, inflamación crónica...La ingesta de fibra y cepas microbioticas adecuadas mejoran el confort digestivo y regulan el tránsito. 

    Niños: al nacer no existe microbiota intestinal sinque se va colonizando gradualmente por el contacto del niño con su ambiente. La composición de ésta jugará un papel importante en el desarrollo de su inmunidad y su confort digestivo (cólico del lactante). Existen preparados en gotas a base de vit D junto a cepas de Lactobacillus rhamnosus, lactis, helveticus, Bifidobacterium y Streptococcus que intervienen en el crecimiento óseo correcto del niño además de evitar los dolorosos cólicos. 

    Inmunidad: más del 70% de nuestras células inmunitarias están presentes a nivel de la microbiota intestinal. Por tanto, el aporte de probióticos específicos ayudarán a estimular las defensas. En función de cada problema inmunitario se elegirá la cepa adecuada (en alergias, einfecciones invernales, infecciones por hongos...). La cepa Lactobacillus acidophilus LA201 junto a vit C y Zn contribuyen al correcto funcionamiento del sistema inmune

   Diarreas por antibióticos: alteran la microbiota intestinal ya que destruyen bacterias nocivas y buenas sin capacidad de distinción por lo que debe aportarse probióticos durante y después de tomar antibióticos para prevenir las diarreas, infecciones por hongos o aumentar la inmunidad. Por ejemplo complementos alimenticios a base de Lactobacillus rhamnosus LA801 en forma de cápsulas durante 10 días. En caso de posibles diarreas del viajero puede prevenirse con cápsulas a base de Lactobacillus acidophilus, casei y plantarum. 

    Boca: como parte del aparato digestivo, la boca también tiene su propia microbiota que contribuye al sistema inmunitario local y a la lucha contra virus y hongos por lo que un desequilibro en ella puede originar periodontitis, gingivitis o mal aliento. Existen comprimidos para chupar después de cada comida a base de Lactobacillus paracasei LA802, vit C para la formación de colágeno y vit D que mantiene una óptima salud bucodental. 

 

    En conclusión, NO todos los probióticos valen para todo. Cada problema debe ser tratado con la cepa específica capaz de colonizar ese hábitat y a una concentración de bacterias exactas y avalada por estudios científicos. Pero en la actualidad es una línea de investigación en constante evolución dada su repercusión en distintos ámbitos de la salud desde el punto de vista de la prevención como el tratamiento de enfermedades.

 

 

 

0
LA RESPIRACIÓN EN EL BEBÉ ES DIFERENTE A LA DEL AD...
PROMOCION GERMINAL NAVIDAD

Artículos relacionados

 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Sé el primero en enviar un comentario.
Invitado
Jueves, 27 Enero 2022
Si desea registrarse, por favor rellene los campos de nombre de usuario y nombre.

Al aceptar, accederá a un servicio proporcionado por un tercero externo a https://www.farmaciablanca24horas.es/

Espera un minuto, mientras que estamos haciendo el calendario

Suscribirme al blog

Comentarios

Sin comentarios todavía.

Follow Us

Facebook

logo web

Menú Móvil